Viajes. inquietudes. palabras...

LA ERA DE LA CUCALAUCHA

http://pachig.blogspot.es/img/cucalaucha3.jpg 

Cuando yo era niño (hace nada más que medio siglo), la cosa era muy clara: existía un solo Dios Verdadero, el de Religión Católica Apostólica Romana. Todo lo demás era falso, y a los que creyeran en esas falsedades solo quedaba convertirlos o combatirlos.

Y esto venía de mucho tiempo atrás: durante los dos milenios desde el nacimiento de Jesús, se vivió la Era del Dios Verdadero.

Pero las cosas cambiaron en las últimas décadas: el desarrollo de las imperfectas sociedades humanas creadas por el perfecto Dios terminó por convencer a propios y extraños de que no es bueno hacer la guerra a quienes tienen otras creencias. Es que resultó evidente que otra gente en el mundo o en nuestro propio país tenía otro Dios Verdadero distinto al nuestro, y que había que tolerarlo. Las distintas religiones tuvieron que “aggiornarse” y relativizar asi sus duros principios.

Occidente de a poco fue tomando ese camino, y pareciera que la convulsión actual en el mundo árabe apunta a lo mismo.

Entonces, cuál es el escenario actual? Cientos de dioses de las distintas creencias y culturas (las antiguas de judíos, aztecas, hinduistas, zulúes, etc. y las nuevas que van surgiendo o desprendiéndose de las existentes), mereciendo todos el derecho a expresarse... y a no aportar evidencia alguna sobre su existencia.

Por eso un ser mitológico recientemente inventado, como la Cucalaucha, así como otros quizá más célebres, como el Monstruo Espagheti Volador o el Unicornio Rosa Invisible,  tranquilamente pueden exigir los mismo derechos.

Por lo tanto podríamos llamar a esta nueva era la Era de la Cucalaucha.

Un avance indudable: la tolerancia entre las religiones es mucho mejor que las permanentes guerras consecuencia del deseado exterminio de los infieles.

Ahora bien, esta “cucalauchización” de los antiguos y venerados dioses, este poner en pie de igualdad a nuestras creencias religiosas con las de otros, no puede menos que socavar paulatinamente la fe de los creyentes en cada una de ellas. Qué autoridad real puede tener un dios que ya no es el Dios Verdadero sino uno más en el abanico de creencias de la humanidad? Y la utilidad de los dioses se va reduciendo: se les pide la ilusión de una vida después de la muerte,  se les agradece por las cosas buenas que nos pasan y se les disculpa por laa malas. Otras tareas, como explicar el mundo y  decirnos lo que podemos hacer, van siendo asumidas cada vez más y mejor por la ciencia y las leyes, respectivamente.

Además hay que tener en cuenta, como dice David Osorio en su blog De Avanzada (citado en el blog Sin Dioses) que "no se debe confundir tener el derecho a una creencia con tener el derecho a que nadie critique esa creencia".

Por lo tanto todas las creencias (y especialmente las religiosas) tienen que resignarse a aceptar que sus "verdades" pueden ser cuestionadas, criticadas y hasta ridiculizadas por otros. Los fieles de las distintas religiones deberán soportar que se diga (como se anda diciemdo de la Cucalaucha) que las divinidades en las que creen son inventadas, que no sirven para nada, etc. etc., y además (porque esto no pueden decir de la Cucalaucha) que son obsoletas, autoritarias, crueles, machistas y otras lindezas que bien les cabe al Dios de los judíos, de los cristianos y de los mahometanos sin ir más lejos.

Todo contribuye al lento pero inexorable derrumbe del pensamiento religioso. Al final de este proceso espera pacientemente una idea tan antigua como las religiones,  pero que no ha necesitado aggiornarse: el ateísmo. La idea que acepta solamente evidencias, para llegar, como escribió mi amigo Alberto de la Torre, a un Universo sin Dioses, una era superior donde la humanidad  salga por fin de la infancia en sus creencias.

 

 

 

Comentarios

Comparto que será mejor una era de diosas que de dioses. Pero igual aspiro a que algún día las únicas diosas sean las que se ven por las calles, no las de los altares. :)

Estoy de acuerdo: entramos en la era de La Cucalaucha, salimos de la era de acuario, para entrar en la de piscis y dejamos definitivamente la era de "los dioses" por la era de "las diosas", que es mucho mejor... ya se verá.

Añadir un Comentario: