Viajes. inquietudes. palabras...

General

NO FUE UN MILAGRO

Escrito por pachig 14-10-2010 en General. Comentarios (0)

http://pachig.blogspot.es/img/mineros.jpg  

 

Muchos están agradeciendo a Dios. Yo podría agradecer a la Cucalaucha, o a algún otro ser imaginario. Lo concreto es que el rescate de los mineros chilenos se logró gracias al trabajo y a la inteligencia humanas. Esa inteligencia tan despreciada y ofendida por las religiones en general, que pretenden imponer verdades sagradas. Esa inteligencia que tanto nos haría falta en la vida cotidiana, pero que valoramos en aquellos que la poseen y la ejercitan, como los médicos, los ingenieros y los técnicos que planificaron y ejecutaron minuciosamente este fantástico rescate.

Dios “existe” desde siempre, pero hace quizás no más de 10 años este rescate hubiera sido imposible por no contarse con los medios técnicos, y los pobres mineros poco hubieran podido hacer allá abajo con los rezos de todos los religiosos.

Claro está que los mineros también aportaron lo suyo en grado superlativo, al soportar los primeros 17 días en total aislamiento e incertidumbre a 700 metros bajo tierra. Sólo con un temple magnífico, una organización y un espíritu de equipo a toda prueba pudieron superar esa espera angustiosa.

Los chilenos tienen todo el derecho de estar orgullosos, y hasta creo que todos los latinoamericanos podemos estarlo, por la eficiencia de la operación. Pero también es cierto que esta circunstancia movilizó las energías y la solidaridad de técnicos y científicos de todo el mundo, que pusieron en marcha los últimos adelantos tecnológicos al servicio de este objetivo, hoy finalizado con el mayor de los éxitos.

Esto también debe anotarse como un punto a favor de la esperanza en el futuro de la humanidad.

Es un triunfo de la ciencia, la técnica y el trabajo, al servicio del ser humano.

DIA DE LA VALENTIA Y LA DIGNIDAD

Escrito por pachig 11-10-2010 en General. Comentarios (2)

dihttp://pachig.blogspot.es/img/Unamuno.jpg El 12 de Octubre, afortunadamente, ya no es más el Día de la Raza. Ahora tiene otro nombre, "Día del Respeto a la Diversidad Cultural". más difícil de recordar, pero más apropiado. Yo le habría puesto directamente "Día del Anti-Racismo", para marcar más el contraste con el nombre anterior.  Sin embargo, también podría ser el Día de la Valentía y de la Dignidad, pues fue un 12 de Octubre de 1936 cuando el gran pensador vasco Miguel de Unamuno pronunció su famosa frase "Vencereis pero no convencereis" en la cara de los más poderosos jefes fascistas que celebraban justamente el Día de la Raza en la Universidad de Salamanca, de la cual era rector.

Las circunstancias en que fue pronunciada esa frase son dignas de recordación permanente, para sopesar las diferencias entre un genio como Unamuno (con todas sus contradicciones) y la barbarie de los fascistas, que se pintaron a  sí mismos de cuerpo entero con otra frase, insólita, absurda: "Viva la muerte, muera la inteligencia". Estas circunstancias están bien reflejadas en estos párrafos de Hugh Thomas, de su libro "La guerra civil española":

 

(…) Miguel de Unamuno, sumo sacerdote de la generación del 98, siguió un camino diferente. Como rector de la universidad de Salamanca, al empezar la guerra civil se había encontrado en territorio nacionalista. La República le ha desilusionado, había admirado a algunos de los jóvenes falangistas, y dio dinero para el alzamiento. Todavía el 15 de septiembre apoyaba al movimiento nacionalista. Pero el 12 de octubre de 1936 había cambiado de opinión. Estaba, como dijo más tarde, “aterrado por el cariz que estaba tomando aquella guerra civil, realmente horrible, debida a una enfermedad mental colectiva, a una epidemia de locura, con un sustrato patológico”. En aquella fecha, aniversario del descubrimiento de América por Colón, en el que se conmemoraba la “Fiesta de la Raza”, se celebró una ceremonia en el paraninfo de la universidad de Salamanca. Allí estaban presentes el doctor Pla y Deniel, obispo de Salamanca, y el general Millán Astray, el fundador de la legión extranjera, que por entonces era un asesor importante, aunque oficioso, de Franco. Su parche negro en un ojo, su único brazo y sus dedos mutilados lo convertían en un héroe del momento. Presidía el acto Unamuno, el rector de la universidad.

La ceremonia tenía lugar a un centenar de metros del cuartel general de Franco, instalado desde hacía poco tiempo en el palacio del obispo de Salamanca, por propia invitación del prelado. Después de las formalidades iniciales, vinieron los discursos del dominico Vicente Beltrán de Heredia y del escritor monárquico José María Pemán. Ambos discursos fueron muy apasionados. También lo fue el del profesor Francisco Maldonado, que atacó violentamente al nacionalismo catalán y al vasco, describiéndolos como “cánceres en el cuerpo de la nación”. El fascismo, el “sanador” de España, sabría cómo exterminarlos, “cortando en la carne viva como un cirujano resuelto, libre de falsos sentimentalismos”. Desde el fondo de la sala alguien gritó el lema de la legión extranjera: “¡Viva la muerte!”. Millán Astray dio a continuación los gritos excitadores de multitudes que ahora eran ya habituales: “¡España!”, gritó. Automáticamente, una serie de personas gritaron: “¡Una!” “¡España!”, volvió a gritar Millán Astray. “¡Grande!”, contestó el auditorio. Y al grito final de “¡España!” de Millán Astray, sus seguidores respondieron: “¡Libre!”. Varios falangistas, con sus camisas azules, hicieron el saludo fascista ante la fotografía sepia de Franco que colgaba de la pared sobre el estrado.

Todos los ojos se volvieron hacia Unamuno, cuya antipatía a Millán Astray era conocida, y que, al levantarse para cerrar el acto, dijo: “Estáis esperando a mis palabras. Me conocéis bien y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir. Porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso, por llamarlo de algún modo, del profesor Maldonado. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo –y aquí Unamuno señaló al tembloroso prelado que estaba sentado a su lado–, lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona”.

Hizo una pausa. Se produjo un silencio cargado de temores. Nunca se había pronunciado un discurso como aquel en la España nacionalista. ¿Qué diría el rector a continuación? “Pero ahora –continuó Unamuno– acabo de oír el necrófilo e insensato grito: “¡viva la muerte!” Y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían, he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero, desgraciadamente, en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán Astray pueda dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor”.

En ese momento, Millán Astray ya no pudo contenerse por más tiempo. “¡Mueran los intelectuales! –gritó–. ¡Viva la muerte!” Este grito fue coreado por los falangistas, con el que el militar que era Millán Astray tenía, en realidad, muy poco en común. “¡Abajo los falsos intelectuales! ¡Traidores!”, gritó José María Pemán, deseoso de limar las aristas del frente nacionalista. Pero Unamuno continuó: “Éste es el templo de la inteligencia. Y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay que persuadir. Y para persuadir necesitaríais algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España. He dicho”.

Siguió una larga pausa. Algunos de los legionarios que rodeaban a Millán Astray iniciaron un amenazador movimiento de aproximación al estrado. El guardia personal de Millán Astray apuntó a Unamuno con su ametralladora. La mujer de Franco, doña Carmen, se acercó a Unamuno y Millán Astray y pidió al rector que le diera el brazo. Él se lo dio y los dos salieron juntos, lentamente. Pero ésta fue la última vez que Unamuno habló en público. Aquella noche, Unamuno fue al casino de Salamanca, del que era presidente. Cuando los miembros del casino, algo intimidados por estos acontecimientos, vieron la venerable figura del rector subiendo las escaleras, algunos gritaron: “¡Fuera! ¡Es un rojo y no un español! ¡Rojo, traidor!” Unamuno entró y se sentó. Un tal Tomás Marcos Escribano le dijo: “No debería haber venido, don Miguel, nosotros lamentamos lo ocurrido hoy en la universidad, pero, de todos modos, no debería haber venido”. Unamuno se marchó, acompañado de su hijo, entre gritos de “¡traidor!” El único que salió con ellos fue un escritor de segundo orden, Mariano de Santiago.

A partir de entonces, el rector ya no salió casi nunca de su casa, y la guardia armada que le acompañaba tal vez era necesaria para garantizar su seguridad. La junta de la universidad “pidió” y obtuvo su dimisión del cargo de rector. Murió con el corazón roto de pena el último día de 1936. La tragedia de sus últimos meses fue una expresión natural de la tragedia de España, donde la cultura, la elocuencia y la creatividad estaban siendo reemplazadas por el militarismo, la propaganda y la muerte.

ALMAS GEMELAS

Escrito por pachig 30-09-2010 en General. Comentarios (3)

 

http://pachig.blogspot.es/img/Hebe.jpg http://pachig.blogspot.es/img/Violencia_Rivas.jpg

Hebe de Bonafini y Violencia Rivas tienen mucho en común: ambas suelen decir cosas muy ciertas pero no en la forma adecuada.

Así resultan ser una especie de revulsivo que molesta, jode y no tiene ningún tipo de cabida dentro de lo políticamente correcto. Y en eso ni Barak Obama con sus elogios ha logrado encarrilarla.

Cierto es que, a diferencia de Violeta, no se le ha visto a Hebe revolear mascotas y jarrones. Es más, tampoco se le ha visto dar alguna vez un cachetazo a nadie. Por eso sigue siendo un ejemplo de inclaudicable lucha pacífica, si bien sabe llevar la agresividad de su lenguaje a límites insospechados.

Por eso la agresividad verbal de Hebe la podemos perdonar quienes valoramos su trayectoria de coraje y de compromiso popular contra el crimen y la injusticia.

Si la dictadura militar se hubiera limitado a ese tipo de expresiones verbales en lugar de dedicarse a secuestrar, torturar y matar, las consecuencias hubieran sido mucho menos lamentables.

SI LE HUBIERAN HECHO CASO...

Escrito por pachig 17-08-2010 en General. Comentarios (0)

http://pachig.blogspot.es/img/San_Martin.jpg José de San Martín, a 160 años de su muerte.

 

El “sanmartiniano” ejército argentino no se ha caracterizado por tomar en cuenta los preceptos del Padre de la Patria. Por ejemplo:

 

“La patria no hace al soldado para que la deshonre con sus crímenes, ni le da armas para que cometa la bajeza de abusar de esas ventajas ofendiendo a los ciudadanos con cuyos sacrificios se sostiene”.

 

“Nunca reconocereis por gobierno legítimo de tu patria sino aquel que sea elegido por la libre y espontánea voluntad de los pueblos”.

 

“Mi sable jamás de sacará de la vaina por opiniones políticas”.

 

“El General San Martín jamás derramará la sangre de sus compatriotas, y sóo desenvainará la espada contra los enemigos de la independencia de Sud América”.

 

“Convencido sin duda el gobierno español de que la ignorancia es la columna más fuerte del despotismo, puso las más fuertes trabas a la ilustración del americano, manteniendo su pensamiento encadenado para impedir que adquiriese el conocimiento de su dignidad”.

 

“El gobierno (del Perú, mientras él era Protector) va a sancionar la libertad de imprenta, porque reconoce el derecho que tienen todos los hombres de pensar, de hablar y de escribir, y porque está convencido de que sin ella son perdidos los más bellos talentos de la patria para la causa de la razón y de las luces”.

 

“Compatriotas, amigos descendientes de los Incas: Ya llegó para vosotros la época venturosa de recobrar los derechos que son comunes a todos los individuos de la especie humana, y de salir del horrible abatimiento a que os habían condenado los opresores de vuestro suelo”.

 

San Martín era un militar especial, pues tenía una fuerte formación intelectual, imbuída de las más avanzadas ideas de su época, formando parte del sector más esclarecido de la Revolución de Mayo, aquel que integraban Belgrano, Moreno, Castelli, Monteagudo.

 

Si se la achaca a San Martín que se retiró prontamente en medio de los conflictos que aquejaban a los nacientes países sudamericanos, quizás fue que aplicó una idea que expresa en nuestros días Nassim Taleb: “No hacer nada es muy superior a hacer algo estúpido”.

 

(Fuente: Felipe Pigna, Los mitos de la historia argentina 2, Edit. Booket, 2008)

FELIZ CUMPLEAÑOS, JIMMY!

Escrito por pachig 07-08-2010 en General. Comentarios (0)

“Imagina un mundo en el que cada persona del planeta tuviese acceso libre a la suma del conocimiento humano”

  http://pachig.blogspot.es/img/Wales.jpg

Jimmy Wales, nacido el 7 de agosto de 1966 en Huntsville, U.S.A.

 

Tan loable propósito, y la voluntad para llevarlo a la práctica con Wikipedia, y el caudal impresionante de información confiable que ha logrado juntar movilizando el esfuerzo solidario de millones de voluntarios, es más que suficiente para que Jimmy Wales merezca ser considerado un verdadero benefactor de la humanidad. El fenómeno Internet, y dentro de éste, Wikipedia como sistematizador de conocimientos, representa un avance gigantesco de los pueblos contra las tinieblas de la ignorancia.