EL ARTE DE LAURA SPIVAK

Escrito por pachig 24-03-2012 en General. Comentarios (2)

http://pachig.blogspot.es/img/laura.jpg 

Sin ser crítico de arte ni pretender serlo, quiero esbozar algunos comentarios sobre la obra de Laura Spivak, reconocida artista marplatense radicada en Buenos Aires.

El tema principal de Laura es el placer. Sus obras nos dicen que la vida puede ser placentera, que el sufrimiento puede y debe ser evitado.

Al elegir esa temática, el placer, choca con una mentalidad ampliamente arraigada: la vida es sufrimiento, sacrificio, dolor. Pensemos en el tiempo que hace que nuestra civilización “occidental y cristiana” (y también las orientales hermanadas en un mismo pasado abrahámico) viene arrastrando la idea de que lo placentero es pecaminoso, y dentro de lo placentero, y en primer lugar, el sexo.

Laura transgrede profundamente esos conceptos. Su escenas de sexo no están ligadas ni a la exhibición de la belleza como objeto de consumo, ni a la violencia. Está ligada al placer, al disfrute sin pudores ni represiones. Es por eso que sus imágenes muestran hombres y mujeres desnudos que con total naturalidad exhiben erecciones, practican toqueteos y fellatios, disfrutan de penetraciones y eyaculaciones de todo tipo. No creo que en esta época le puedan endilgar a Laura que hace pornografía. En principio, la pornografía parece estar limitada únicamente a fotos y videos, no alcanza a lo dibujado o pintado. En segundo lugar, el ambiente en el que se desarrollan sus escenas es tan onírico, luminoso, colorido, lleno de plantas, flores, fuentes, ardillas y conejitos que suaviza inmediatamente todo lo fuerte que pueden resultar las escenas sexuales. Y si pese a todo surge un arte claramente provocador, es porque lo que está provocando es el replanteo de nuestras posiciones frente al sexo, esa culpa, ese equiparar lo sexual a lo sucio, lo pecaminoso, lo vergonzoso,  cuando es una actividad muy propia de la naturaleza humana, y fuente primordial de placer mientras no se la contamine con distintas formas de explotación y de violencia y de prejuicios arcaicos.

Laura podría haber caído en el facilismo de vincular sexo con violencia, algo que vende mucho. Pero el sexo es tan opuesto a la violencia (el sexo es compartir, disfrutar, congeniar, vincularse) que sólo los vericuetos de las perversiones humanas los pueden relacionar. Laura se aparta de ese camino y vincula al sexo con el placer, lo cual es mucho más natural y saludable.

Ahora Laura está enfrascada en un proyecto a través de la plataforma de apoyo colectivo a proyectos artísticos Kickstarter, el cual, obteniéndose el apoyo requerido, le permitirá producir en serie sus Pleasurines. Y qué son los pleasurines?:”figurines de placer”, pequeñas y coloridas esculturas que reivindican, por supuesto, lo placentero. Se puede colaborar con el proyecto ingresando en el sitio a través de este enlace.

En este mundo en el que se reivindica el masoquismo religioso, la violencia, la riqueza, el éxito, la belleza de laboratorios y quirófanos destinada a excitar e histeriquear, Laura reivindica el puro y subversivo placer. Bienvenido sea!