Viajes. inquietudes. palabras...

Tiahuanaco

Feliz Inti Raymi

Escrito por pachig 24-06-2009 en General. Comentarios (0)

Un saludo que quiero hacer habitual en estas fechas:

FELIZ INTI RAYMI!!!

 

http://pachig.blogspot.es/img/tiahuanaco.jpg 

La Puerta del Sol en Tiahuanaco, donde los aymaras festejan el Inti Raymi, donde Castelli celebró el primer aniversario de la Revolución de Mayo y donde Evo Morales asumió como presidente de Bolivia.

 

ES EL SOLSTICIO DE INVIERNO.

ES EL COMIENZO DE LOS DIAS LARGOS.

ES EL RENACIMIENTO DEL SOL.

ES EL COMIENZO DEL CICLO ANUAL DE VIDA.

NO ES EL COMIENZO DEL INVIERNO.

 

MORTALES DEL SUR, ALEGRAOS!!

 

Pachi

HOMENAJE A CASTELLI

Escrito por pachig 17-08-2008 en General. Comentarios (3)

25 DE MAYO DE 1811

 

El vuelo del cóndor abre de par en par

Las puertas de Tiahuanaco por donde pasa la tempestad

Armando Tejada Gómez

 http://pachig.blogspot.es/img/Castelli.jpg

¿Qué está haciendo el porteño Juan José Castelli en Tiahuanaco, al sur del Lago Titicaca? Ha organizado un acto para festejar el primer aniversario de la Revolución de Mayo, que allá en  Buenos Aires había instaurado el primer gobierno patrio, en estas lejanas tierras que formaban parte  sin embargo del Virreynato del Río de la Plata.

 

Castelli, principal impulsor de la Revolución, es verdaderamente un revolucionario. No quiere el poder para beneficio personal, o de una fracción, sino para plasmar sus ideales de libertad y justicia. Ha sido designado por la Primera Junta para consolidar la Revolución en el norte. Como su primo Manuel Belgrano, sin ser militar se ha hecho cargo del Ejército del Norte. Uno de los pocos cañones de su precario ejército lleva por nombre “Tupac Amaru”. Con el auxilio de las tropas salteñas de Martín Miguel de Güemes ha logrado derrotar la avanzada realista en Suipacha, lo cual le ha abierto el camino al Alto Perú (actual Bolivia). Allí cuenta con el respaldo de fervorosos patriotas, entre ellos Juana Azurduy y su esposo Manuel Padilla. Con todos los honores ha entrado en la ciudad donde se recibió de abogado, la ciudad con muchos nombres: Charcas, Chuquisaca, Ciudad de La Plata: la actual Sucre.

 

La Junta le había dado un encargo: ganar la voluntad de “la indiada”. Castelli dará otro contenido a la orden: se dirigirá a los aborígenes como hermanos e iguales.

En su campaña le ha ocurrido muchas veces que al entrar como autoridad a un poblado, hombres y mujeres, llevando ya tres siglos de sometimiento al europeo, se arrodillan ante su presencia. El los hace poner de pie, los abraza y declara que “todo eso se ha acabado, ahora somos todos iguales”.

 

Y producirá hechos concretos: dispone el fin de la servidumbre indígena en el Alto Perú. También prohíbe que se establezcan nuevas parroquias y conventos: busca impedir que, con la excusa de convertirlos al cristianismo, los indios sean sometidos a servidumbre por las órdenes religiosas.

 

Castelli quiere dar a ese 25 de Mayo un simbolismo muy especial. Y no lo celebra en cualquier lugar, sino las milenarias ruinas de Tiahuanaco, muy cerquita del lago sagrado de Titicaca, de cuyas islas dice la leyenda que surgieron Manco Capac y Mama Ocllo, los fundadores del Imperio Inca. Testimonio monumental de una avanzada cultura prehispánica que floreció entre los siglos XIV a.C. y XI d.C.,  a 4.000 metros de altura en el altiplano, allí donde los aymará aún festejan el año nuevo en el solsticio de junio. En ese lugar, como en ningún otro de América, podían enlazarse lo pasado, lo presente y lo futuro.

 Hace formar a sus tropas (están presentes entre otros su secretario Bernardo Monteagudo y los jefes militares Antonio González Balcarce y Juan José Viamonte) pero convoca también a las comunidades aborígenes. Relata Chaves: “Frente al palacio de Kalasasaya han formado las legiones de la patria: infantes porteños, milicianos potosinos, patricios de La Paz, jinetes cochabambinos, voluntarios de Santa Cruz.” Miles de indios con sus atuendos multicolores dan brillante marco a la ceremonia. Castelli hace uso de la palabra, y es traducido al quechua y al aymará  para que entiendan todos. Declara prescriptos los derechos españoles sobre América. Invocando al sol de América y a los templos levantados por sus antiguos habitantes, convoca a aborígenes y criollos por igual a “estrecharnos en unión fraternal” para ser libres.

 

Los planes de Castelli no terminaban en el Alto Perú. Ya en noviembre de 1810, poco después de tomar Potosí, había enviado a la Junta de Buenos Aires un proyecto audaz. Tal como lo haría San Martín años después, proponía invadir el Perú, con el objetivo de hostigar a Lima, el principal baluarte realista en Sudamérica. “No conviene dejar enfriar el calor de nuestra gente. Estamos cerca del triunfo”, escribió. La revolución que proponía Castelli era continental.  El plan fue desechado por demasiado temerario.

 

Pronto esos días de éxito, gloria y sueños se desvanecerán. En Buenos Aires, sus aliados en la Junta son desplazados por los sectores más conservadores de Saavedra y el deán Funes. Derrotado en Huaqui, debe abandonar el Alto Perú. Así sus detractores encuentran un motivo para defenestrarlo: es trasladado detenido a Buenos Aires y enjuiciado. Arruinado, encarcelado y calumniado, el Orador de Mayo enferma de cáncer en la lengua, y muere rápidamente, el 12 de Octubre de 1812, apenas un año y medio después de ese extraordinario acto en Tiahuanaco.

 

Castelli, desde Tiahuanaco y a través del tiempo, nos convoca  a realizar las tareas aún pendientes: independencia y unión de los pueblos latinoamericanos, emancipación e integración de los pueblos originarios y sus grandes culturas, acabar con los opresores de la cruz y de la espada, lograr una sociedad igualitaria y fraternal: “Nada tendrá que desear mi corazón, al ver asegurada para siempre la libertad del Pueblo Americano”. http://pachig.blogspot.es/img/evo.jpg

 

21 de enero de 2006: El aymará Evo Morales asume la presidencia de Bolivia en las mismas ruinas de Tiahuanaco donde Castelli celebró el primer aniversario de la Revolución de Mayo. La historia continúa.

 

Francisco “Pachi” Gorricho

Mayo 2006. Corregido 24/07/08.

 

Bibliografía:

-  Luna, Félx: “Juan José Castelli”, colección Grandes Protagonistas de la Historia Argentina,  Editorial Planeta, 2001

- Chaves, Julio César: “Castelli, el adalid de Mayo”, Leviatán, 1957.

- Rivera, Andrés: “La revolución es un sueño eterno”, Alfaguara, 1999.

- Pigna, Felipe: “Castelli, la utopía revolucionaria”, Clarín, 20/07/08.